La Gomera tiene una superficie de 369,76 km². Su punto más alto es el pico Garajonay, con 1487m de altitud, que pertenece al Parque Nacional de Garajonay. La isla tiene unos doce millones de años de antigüedad. También es conocida como la isla colombina, por el hecho de que fue lugar de avituallamiento de Cristóbal Colón antes de partir al Nuevo Mundo en 1492.

La Gomera cuenta con el Parque Nacional de Garajonay, constituido en 1981 y más tarde nombrado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Este alberga una joya natural propia del periodo terciario: el bosque de laurisilva. Dicha capacitación vegetal subtropical está formada por una enorme pluralidad de árboles que preservan su follaje durante todo el año merced a la alta humedad y a las suaves temperaturas. Este bosque, considerado una reliquia viviente, cubrió la cuenca del mediterráneo a lo largo del terciario, y desapareció casi en su totalidad con las sucesivas glaciaciones.

En Garajonay se pueden hallar fayas, brezos, laureles, helechos, etc… que presentan endemismos típicos del desarrollo en un ambiente aislado y benigno. La zona se ve afectada por los vientos alísios, produciendo el llamado mar de nubes, con lo que la condensación del vapor en las hojas de los árboles eleva de forma considerable la cantidad de agua en el terreno. El parque puede recorrerse de manera fácil gracias a los abundantes senderos que lo atraviesan.

Otros ambientes bajo protección según la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos son La Reserva Natural Integral de Benchijigua, La Reserva Natural Singular de Puntallana, El Parque Natural de Majona, El Parque Rural de Val Gran Rey y El Paisaje Protegido de Orone, entre otros.

La isla cuenta con cientos de endemismos vegetales y animales, que hacen que sea rica en biodiversidad. Entre los endemismos animales de la isla destaca el lagarto gigante de La Gomera.

La Gomera, de la misma manera que el resto de las Canarias, es una isla volcánica. No obstante, los episodios volcánicos pueden considerarse cosa del pasado: las últimas erupciones se produjeron hace unos dos millones de años. La erosión del agua ha trazado numerosos acantilado, y en la costa ha delineado prominentes acantilados: ejemplo de ello es el espacio natural protegido de Los Órganos, al norte de la isla. Los Órganos constituyen una muestra de columnatas basálticas, formadas por el lento enfriamiento de lava en un viejo cráter.

La economía insular se ha basado históricamente en la agricultura. Esta ha tenido una doble vertiente: por una parte, la ligada al autoabastecimiento (hortalizas); por otro, la asociada a la exportación industrial (plátano, tomate, patatas…). Con una superficie no demasiado propicia para esta actividad, los cultivos han sido posibles gracias a las terrazas construidas en el terreno y a la amplia red de canales de riego. Las terrazas son llamadas “planos” por los habitantes de la isla y son muy similares a las que se pueden ver en países lejanísimos como Perú, China o bien Nepal.

En los últimos tiempos, el desarrollo económico se ha orientado hacia el turismo. Los núcleos turísticos emergentes son Valle Gran Rey, Playa Santiago y San Sebastián de la Gomera. Merced a su imagen como isla “virgen” del turismo de masas y con una naturaleza y paisajes exuberantes, se ha convertido en uno de los destinos vinculados al senderismo y la naturaleza. Este turismo está más representado y floreciente en los municipios de Hermigua, Ángulo y Vallehermoso, en el norte “verde”.

El aeropuerto de La Gomera (solamente con vuelos interinsulares) está ubicado al sur de la isla, en el término municipal de Alajeró.

El principal puerto marítimo, punto de conexión más utilizado con islas más próximas (Tenerife, La Palma y El Hierro), es el de San Sebastián de La Gomera. Se ha convertido asimismo en punto de escala para cruceros.

El tiempo de La Gomera no difiere en buena medida de las condiciones meteorológicas de las islas occidentales. Las zonas altas de la isla reciben más lluvias que las zonas costeras, lo mismo que ocurre en la zona norte con respecto a la zona sur. Las temperaturas se sostienen estables durante todo el año registrándose las más altas a lo largo del verano. El fenómeno de la lluvia horizontal tiene mucha relevancia en el Parque Nacional de Garajonay, donde se deposita el agua contenida en las nieblas creando un tupido bosque de laurisilva.

La isla de La Gomera ofrece diferentes géneros de alojamiento para los visitantes, como pensiones, apartamentos, hoteles y casas rurales; entre ellos, un Parador Nacional de Turismo en San Sebastián.

Las zonas más desarrolladas turísticamente están las vertientes este, sur y oeste de la isla, en donde se mueve el mayor número de turismo de playa de la isla. Las zonas de Turismo Sostenible están enfocadas al turismo activo, el cicloturismo y el senderismo, singularmente por las sendas del Parque Nacional de Garajonay. Existe una extensa variedad de alojamientos rurales en los ayuntamientos de Hermigua, Ángulo y Vallehermoso. Resaltan además del Parador Nacional, el Hotel Tecina en Playa Santiago el Hotel Gran Rey en Valle Gran Rey o bien los Pisos Rurales Los Telares en Hermigua.